sábado, 15 de noviembre de 2008

Nota en el buró, para cuando llegue su dueño


Señor:

Quisiera pedir su perdón, antes que nada, por tomarlo con tanta confianza, pero es que así me han enseñado a tomarlo, a leerlo, a vivirlo dentro de mi misma vida.
Después, me permitiré hacerle una pregunta, ¿qué será de los sabios que sólo saben lo que tienen y no quieren más, no les importa? La respuesta, sé, no habrá de revelármela aún, pues correría el riesgo de convertirme en uno; por ello, agradezco a usted, el silencio.
¿Le han dicho que tiene un aire melancólico? ¿qué se ve enfermo? a lo mejor será porque no hay vida que no enferme ni muerte que se retrase (llega al tiempo, usted sabe).
Otra vez, disculpas, por el exceso de confianza, por hablarle de tú a veces, pero es que lo estimo.
Ya es amigo, por lo menos para mí (habrase visto, que jamás me creí amiga de alguien a quien no he de verle nunca, y hoy son ya varios) y así, por suerte usted es poeta, y sus ojos son los versos que dictan mi silencio.
Le agradezco, pues, sin más preámbulos, el oficio, el amor y el respeto. La amistad y la luz. Los caprichos de ángel ateo.
Quedo de usted.
Indira Broca

2 comentarios:

IGNACIO dijo...

Gracias por demostrar que la muerte, sobre todo de los poetas, es una vil patraña, gracias por hacerte amiga de un amigo, gracias por seguir la cadena, ésta sí de las que merecen la pena.
Besos,
Nacho Martín

Anónimo dijo...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu

IV Encuentro Iberoamericano de Poesía

IV Encuentro Iberoamericano de Poesía
Villahermosa, Tabasco.

En la presentación de De Triangulos Oscuros

En la presentación de De Triangulos Oscuros
8 de marzo de 2008

lctura en Tulancingo, hidalgo, dentro del 2 encuentro de escritores realizado en esa ciudad

lctura en Tulancingo, hidalgo, dentro del 2 encuentro de escritores realizado en esa ciudad